El feminismo… ese cáncer

En libros, en las redes sociales, en las asociaciones, en los consejos para ligar… se van destilando. Las convicciones masculinistas son incluso cada vez más audibles como reacción al #MeToo. Para algunos hombres, el feminismo ha tomado el poder y las mujeres demasiado sitio.

Soyunapringada: “JPelirrojo es un cáncer para el feminismo y un machista de mierda”

Puede ser que contara cualquier cosa. Pero su informe no tendría nada sorprendente, vista la ambición de esos fines de semana de “aventuras iniciáticas del nuevo guerrero”. Tres días para “redefinir su masculinidad”. Un concepto nacido en Estados Unidos en 1984, que se ha extendido después a una quincena de países en el mundo y que llegaría a cerca de “diez mil hombres cada semana”. En Bélgica, existe una asociación desde 2016 creada por treinta y siete hombres (francófonos, 40-50 años) que organiza cuatro iniciaciones cada año, siendo la siguiente del 27 al 29 de septiembre próximos, para esperar luego hasta la primavera de 2020. Desnudez y estancia en el bosque para intentar no morir de hipotermia.

Los inventores y partidarios del “ManKind Project” no se definen como “masculinistas”. De hecho, casi nadie se califica abiertamente como tal. Ser un hombre a quien no le gustan las mujeres, en nuestros días, solo se escribe en el título de una novela. Ser un hombre que cuestiona el feminismo, sin embargo, se afirma más fácilmente. Por suerte: no hay razón para que la defensa de los derechos de las mujeres escape a las críticas.

Salvo que los masculinistas (como se denominan a sí mismos, “hombristas” sonaría más aceptable) no critican la defensa de los derechos de las mujeres. La desmienten: nuestras sociedades ya no la necesitarían. Falta en gran medida, sin embargo, la defensa de los derechos de los hombres. El patriarcado habría sido destronado por el matriarcado. Las mujeres habrían tomado el poder.

Lesbianas torturan, castran y descuartizan a su hijo, porque querían que fuera niña

Camisetas antifeministas

“Si eres un hombre y te sientes afectado por las desigualdades que sufrimos todos los días, eres bienvenido (sic)”, escriben los tres administradores del grupo cerrado “Masculinismo” en Facebook. “Soy un hombre blanco heterosexual cisgénero y carnívoro que está harto de ser pisoteado por neofeministas misandrias…”, se presenta uno de los fundadores de la página RDZ IV, creador de una camiseta que dice “feminismo es un cáncer” con ocasión del 8 de marzo.

Páginas, grupos, blogs, cuentas en Twitter, reuniones… Sus nombres análogos ocultan motivaciones diferentes. Uno de los participantes en “Resistencia antifeminazi” nos explica que el creador de la página es “una persona cuyos orígenes étnicos y culturales tienen una fuerte dominante religiosa” y que “el Corán estipula con mucha precisión los roles, tareas, derechos y deberes” de cada uno. El representante de la página “Atrévete con el masculinismo” se presenta como militante homosexual, “que no tiene que ajustar cuentas con las mujeres, pero sí preguntas que realizar a los hombres”. A propósito de la paternidad, la circuncisión, la custodia de los hijos…

Y luego vienen los libros. Las conferencias. Las asociaciones. Las comunidades. No busquen una liga masculinista, un grupo estructurado. Ni siquiera grandes pensadores. Como mucho algún nombre más o menos conocido, como el del psicólogo del Québec, Yvon Dallaire, o el del bloguero americano Roosh Valizadeh. Nacido en Washington, especialista autoproclamado de la masculinidad y capaz de hacer salir a sus adeptos en las calles de Bruselas: aunque el movimiento no tenga una estructura real, encuentra cierto eco. Cada vez más, incluso, según las feministas. Culpa del #MeToo. “Para mí es un momento histórico, un gran cambio. El hombre blanco, de 50 años, heterosexual, que se da cuenta de que es un privilegiado. Esta noción de privilegio, no hay nada peor que darse cuenta de ella”, nos decía recientemente Valérie Piette, profesora de historia contemporánea en la Universidad Libre de Bruselas.

Un momento de la gran manifestación en Madrid en el Día Internacional de la Mujer, el 8M, de 2018 / EFE

¡La reacción al #MeToo!

El conocido “blacklash” o movimiento de reacción. Un concepto teorizado en los años 80, después de que los movimientos feministas ganaran las batallas de las dos décadas precedentes. Derecho a la anticoncepción, al aborto, al divorcio… El horror, para algunos que, después, no han parado de intentar devolver a las mujeres a “su” sitio. “Ese es el movimiento del péndulo”, observa Sylvie Lausberg, presidenta del Consejo de mujeres francófonas de Bélgica. “Si una mujer es libre, para algunos, perturba la estructura entera de la sociedad. Por lo tanto, hay que controlarla”.

Y la libertad femenina sopla cada vez más fuerte desde la tormenta #MeToo. Por lo tanto, los vientos masculinistas contrarios, también. Según Florence Caeymaex, filósofa en la Universidad de Lieja, lo que ese movimiento de liberación de la palabra tendría de molesto en el fondo es que reconectaría al feminismo con sus desafíos societales, de los que ha tenido tendencia a alejarse. “En los años 60-70, el movimiento feminista se afirmaba como una corriente política, con reivindicaciones sobre los derechos civiles. En los años 80, sufre un cambio con la llegada del neoliberalismo. Las dimensiones económicas y sociales se esconden un poco, para guardar solo la dimensión cultural”. “Las victorias se convierten entonces en simbólicas. Presencia de las mujeres en el mundo del trabajo, en puestos de responsabilidad, en las universidades, en política… Su condición cambia. En cualquier caso, para algunas. Blancas y socialmente favorecidas, sobre todo. Sin embargo, hoy asistimos a una reconexión de todas las dimensiones: culturales e identitarias, pero también económicas y sociales”. Mejora y progreso para todas. Y todos: “El movimiento feminista representa reivindicaciones que son inclusivas, es una voluntad de emancipación para mucha gente. Las minorías, los discapacitados, los homosexuales… Es por eso que el masculinismo no puede ser presentado como su espejo. Ya que no está en lucha contra la mujer dominante, sino para preservar las estructuras jerárquicas”. Aquellas en las que el hombre domina. Como padre, marido, seductor, profesor…

La crisis de la masculinidad: he ahí el denominador común de esta “nebulosa masculinista que va de la extrema derecha a la izquierda y que es muy difícil de acotar”, como lo describe Patric Jean, realizador del documental La dominación masculina (2009), quien pasó varios meses en contacto de “hombristas” canadienses, haciéndose pasar por uno de los asociados. Están los “pensadores”: escritores, blogueros, conferenciantes, que destilan con su pluma sus convicciones antiigualitarias. Están los “campos de virilidad”, como el Mankind Project o bien Optimum en Francia, un fin de semana iniciático católico destinado a “hacer que los hombres sean mejores” (más de mil quinientos participantes desde su creación en 2013). Están las asociaciones de defensa de los derechos de los padres. Y hay, más recientemente, “las comunidades de la seducción”, gurús del ligoteo (llamados “pick-up artists”) que dan consejos en internet para seducir a las mujeres.

“Esos consejeros no se identifican especialmente como masculinistas” señala Mathilde Largepret, encargada de proyectos en una asociación de mujeres socialistas y autora de un estudio sobre esa comunidad de la seducción, realizado después de la matanza de Toronto. En abril de 2016, un estudiante de 25 años asesinó a diez personas e hirió a quince más, sobre todo mujeres solo por ser tales. Resultó que el estudiante dijo ser un “Incel” (soltero involuntario, en inglés), un grupúsculo muy activo en la red. Los “pick-up artists” se proponen para aportarles la solución. Aunque haya que insistir un poco. Utilización de frases hechas, juegos en la calle, etc. “La mujer se encuentra desvalorizada en esos mecanismos de seducción”, apunta Mathilde Largepret. “Ella es el objeto frente al hombre que seduce y que encuentra dificultades para asumir el rechazo”.

La frustración sexual sería otro golpe de esas “neofeministas que criminalizan el ligue y la galantería”. Una de las tesis masculinistas más extendida es que los hombres serían cada vez más infelices que las mujeres. ¿No se suicidan ellos mucho más? Es un hecho. En 2016, en Bélgica, “ellos” representaban el 72% de las 1903 personas que se quitaron la vida. Una estadística estable. Salvo que “ellas” son cada vez más numerosas en intentar hacerlo. “Las mujeres tienen más riesgo de pasar a la acción que los hombres. Ellos, tienen más riesgo de muerte”. Es decir, por lo visto, ellos tienen menos tasa de error.

argumentos,feminazis,más igualdad es lo que hace falta,reverendo lovejoy,violencia de genero

Igualdad en la violencia

De todas formas, los masculinistas no hacen mucho caso a las estadísticas oficiales. Por ejemplo, en el caso de la violencia doméstica, uno de sus caballos de batalla. “Los masculinistas afirman que, siendo los hombres más fuertes físicamente o más impulsivos, utilizarían naturalmente la violencia física, mientras que las mujeres manejan muy bien la violencia psicológica”. Para los hombristas, las cifras oficiales de violencia en el hogar están trucadas. ¡La violencia se reparte al 50-50!

Después viene la función simbólica de cada uno, nos detalla Jean Gabard, autor del libro El feminismo y sus derivas (que precisa no ser masculinista, solo aporta su mirada crítica). “La función de la madre, es nombrar a un padre. Y la del padre, es aportar la ley. Es la madre quien concede al padre la posibilidad de afirmar su autoridad”. Ella cuida y mima; él educa”. No hay que ver ninguna forma de superioridad masculina, solo un reparto complementario de tareas. Y la señal de que los dos sexos pueden ser iguales en derechos, pero no iguales sin más. Es decir, no somos parejos, simplemente”, resume Jean Gabard, que rechaza la ideología de género, según la cual las diferencias relacionadas con el sexo no serían naturales sino construidas socialmente. “Las mujeres habrían adquirido demasiado poder respecto a su progenitura. A nivel de la concepción, por ejemplo, pueden concebir un hijo con otro como deshacerse de él. Algunos hombres piden tener el derecho de oponerse a un aborto. En cuanto a la educación, parecido. En casa, el padre tendría cada vez más problemas para ejercer su autoridad. Lo mismo que en la escuela, demasiado feminizada: 97% de mujeres en educación infantil, 82% en primaria, 63% en secundaria… ¿Entonces? Las clases se habrían convertido en algo preparado para las niñas, que son más tranquilas, en detrimento de los turbulentos niños que no paran. Dato que explicaría la diferencia en el éxito escolar.

Furioso, un conductor movió una grúa y casi mata a un operario: quedó libre

Un padre colgado de una grúa

¡Dichosas profesiones feminizadas! La judicatura, las trabajadoras sociales, lo mismo. He ahí por qué muchos padres se ven perjudicados en la custodia de los hijos, en caso de separación. En Bélgica, la asociación SOS Papás (que rechaza ser masculinista) considera que entre el 70 y el 80% de los progenitores privados de ver a sus hijos son hombres. Pide una sistematización de la custodia alterna y el reconocimiento de la alienación parental. Es decir, “los casos de manipulación que conducen a rechazos violentos por parte de los hijos, que no quieren volver a ver a uno de los progenitores”, detalla Vincent Nys, secretario de la asociación. “Eso tiene consecuencias dramáticas para los adultos y, sobre todo, para los hijos, a quien les faltará una parte de sus raíces. Pedimos solamente el derecho a una relación equilibrada, con el padre y la madre”.

Feminazis ejem ejem - meme

Las asociaciones feministas, finalmente, reclaman también un mejor reparto de tareas. Sin embargo, desconfían de ese tipo de asociaciones como de la peste patriarcal. “Podríamos entender algunas de sus reivindicaciones”, reconoce Mathilde Largepret. “Pero estimamos que, aunque piden más derechos, no están dispuestos a asumir más deberes. Por ejemplo, ocuparse a diario de los hijos, tarea que delegan en otra mujer de su entorno, una madre o una nueva pareja”.

“Detrás de esos movimientos de hombres que reclaman más derechos, suele haber un deseo de guardar el control sobre la vida de sus ex”, añade Patrick Gobers, profesor en la Universidad Libre de Bruselas. “En Francia, en 2013, un padre (apoyado por SOS Papás) se subió durante varios días a una grúa y desplegó una bandera reclamando el derecho de volver a ver a su hijo. No escribió, sin embargo, que había sido condenado tres veces por secuestro”.

¿Se trataría solamente de eso? ¿De ajustar cuentas con esas grandes enemigas? Patric Jean así lo cree. “Casi todos los masculinistas que yo he conocido habían sido abandonados por una mujer, y la gran mayoría juzgados por violencia doméstica. En realidad, creo que saben que no tienen nada que hacer. Que sus combates están perdidos de antemano. Intentan ganar algo de tiempo, pero el asunto se acabó. La sociedad se transforma y no pueden luchar contra eso. Su movimiento tiene algo de desesperado, y podría convertirse, por lo tanto, en violento”.

Quién puede matar un gato?

00 cat 280615

“Nosotros, y a mucha honra”, te responderían estos días los miles de cazadores australianos a los que el Gobierno ha dado permiso para adentrarse en terrenos privados para exterminar a los felinos. La medida forma parte de un plan mayor anunciado en 2015 por el cual el país se comprometía a acabar con dos millones de gatos antes de 2020. Sólo consiguieron acabar con 210.000 gatos en el primer año de su implantación, por lo que las medidas (también cepos y venenos) se han intensificado.

La plaga más adorable: los gatos se encuentran en el continente desde que los llevara la Primera Flota británica en 1787, aunque parece que la invasión se intensificó hace medio siglo. Como los conejos o los zorros, los gatos no eran especie autóctona, y su naturaleza pseudo salvaje y predatoria ha logrado, según los expertos, acabar con 11 especies reptiles y 22 mamíferas amenazadas, además de acabar con cientos de miles de otros especímenes locales.

  Tiro al gato: hay periódicos nacionales que han exaltado el exterminio de los mininos publicando, por ejemplo, recetas de guisos con su carne. También en televisión se ha visto a cazadores disparando a plena luz del día a algunos de estos animales. Estas escenas chocan con el privilegiado y diferenciado lugar que ocupan los gatos en nuestro día a día, más como mascotas que como fieras salvajes.

Extranjeros enfurecidos: por eso mismo se han creado docenas de peticiones online con hasta 160.000 votos pidiendo la derogación de la norma australiana, personas en su mayoría foráneas que han visto en la medida del Gobierno un acto violento y desmedido. La actriz francesa Brigitte Bardot condenó la iniciativa en una carta abierta, el cantante británico Morrisey, que comparaba la situación con la vivida por el león Cecil, dijo que las autoridades habían “llevado la idiotez demasiado lejos”, y algunos usuarios realizaron ciberataques contra los cazadores que habían salido en la tele.

¿Y si dejamos hacer a la naturaleza? Existen grupos que presentan una tercera vía. Creen que la acción del Gobierno y de los cazadores autodenominados salvadores del medio ambiente se están equivocando. Al forzar y controlar el ecosistema sacando a los predadores sólo están interviniendo en la selección natural y debilitando a los animales autóctonos. Argumentan que, si el querido betong de Lesueur es una víctima perfecta para el gato, es por la obsesión local por mantener la comunidad en un estadio previo a la llegada de los colonos. En cualquier caso, están por ver los efectos de este mandato gubernamental. Quieren acabar con dos millones de gatitos. En las islas hay, que se sepa, al menos 20 millones, casi tantos como ciudadanos australianos.

Francotiradores en las ciudades españolas: la radical solución para

acabar con las plagas de cotorras

Anabantha

Anabantha is a Gothic metal band from Mexico City, Mexico, founded in 1997. In 2005, they recorded their album “Without Saying Goodbye”. In 2006, they signed with the Mexican Label Discos y Cintas Denver.

https://cdn.wegow.com/media/artists/visions-of-atlantis/visions-of-atlantis-1492706622.2.jpg

The band began in 1997 with Duan Marie on vocals an Vlad Landeros on keybuirds, performin unner the name Sentido Pésame. In 1998, the band changed its name to Transdellic (Trans = ayont; Dellos = visible), an addit Jimmy Gallozo on drums. In 2000, the band settled with the name Anabantha. Efter recordin several demos, the baund hired Vlad Landeros as thair new drummer, an recordit Letanías Chapter I. In 2002, the band line-up wis Duan an Vlad, who released Without Saying Goodbye. In 2003 they recorded the demo Letanías Chapter II. In 2004 they recorded their demo disc Acoustic, which included tributes to the poets Pablo Neruda an Lovecraft.

In 2005, the band recorded “Without Saying Goodbye” (IDM Records), first as a promotional disc with 9 tracks an later as a dooble disc (Spanish and English). The album includes a cover o the 1970s band Shocking Blue‘s sang Never Marry a Railroad Man. In 2006, the band signed with Mexican label Discos y Cintas Denver. Thay then recordit “Letanías Chapter I”, which includes twa unreleased tracks, an thay re-edited Letanías Forbidden Chapter wi twa bonus live tracks.

In 2007, baund did a tour celebratin thair tent anniversary, which involved travel to Latin American ceeties in Mexico, Bolivia, Peru, Ecuador, Colombie an Venezuela. The baund an aa released Letanías Chapter III, a CD o Cry Freedom, which includes muisic frae “Phantom o the Opera”.

Get Anabantha Discography 320KBPS Google Drive

What a wonderful world

I see trees of green,
red roses too.
I see them bloom,
for me and you.
And I think to myself,
what a wonderful world.

The colors of the rainbow,
So pretty in the sky.
Are also on the faces,
Of people going by,
I see friends shaking hands.
Saying, “How do you do?”
They’re really saying,
“I love you.”

I hear babies cry,
I watch them grow,
They’ll learn much more,
Than I’ll ever know.
And I think to myself,
What a wonderful world.
Oh yeah.

Veo árboles de verdes,
rosas rojas también.
Los veo florecer,
para ti y para mi.
Y pienso para mí mismo,
Qué mundo tan maravilloso.

Los colores del arcoiris,
Tan bonito en el cielo.
También están en las caras,
De la gente que pasa,
Veo amigos dándose la mano.
Diciendo: “¿Cómo estás?”
Realmente están diciendo,
“Te amo”.

Oigo llorar a los bebés,
Los veo crecer,
Ellos aprenderán mucho más,
De lo que nunca sabré.
Y pienso para mí mismo,
Qué mundo tan maravilloso.
Oh si.

❀~✿ ❀~✿ ❀~✿ ❀~✿❀~✿ ❀~✿ ❀~✿ ❀~✿❀~✿ ❀ ❀~✿❀~✿ ❀~✿ ❀

❀~✿ ❀~✿ ❀~✿ ❀~✿❀~✿ ❀~✿ ❀~✿ ❀~✿❀~✿ ❀ ❀~✿❀~✿ ❀~✿ ❀

La Iglesia española

¿QUÉ IGLESIA ES AQUELLA QUE CHUPA 11 MIL MILLONES DEL DINERO DE LOS CONTRIBUYENTES? ESO ES UNA MAFIA PROTEGIDA POR OTRA MÁS PODEROSA Y NADA MÁS

La Iglesia española recibe más de dos mil millones de euros del Estado para restaurar catedrales

 

A diferencia de Francia, donde los templos son propiedad del Estado, la Iglesia española cobra entradas y decide sobre su uso, pero son las Administraciones las que se ocupan de la restauración, seguridad e iluminación

¿Qué hubiera pasado si, en lugar de Notre–Dame, hubieran ardido la mezquita de Córdoba, la catedral de León o la de Santiago de Compostela? ¿Quién tiene la responsabilidad de la conservación, restauración y mantenimiento de los templos católicos, que también son patrimonio cultural, histórico y artístico de nuestro país?

En el caso de Francia, paradigma del Estado laico, desde 1905, todos los templos son propiedad del Estado, que cede su uso a la Iglesia católica. Y es el Estado quien se hace responsable de la conservación y restauración de su patrimonio, así como de los seguros (Notre–Dame no estaba asegurada) y el personal.

La Iglesia decide y cobra, el Estado paga

Esto implica que es la Iglesia la que se encarga de cobrar entradas y decidir el uso que se da a dichos templos. De ahí la importancia de que no se sepa cuántos inmuebles han sido registrados a nombre de la Iglesia gracias a la famosa ‘Ley Aznar’. En lugares como la mezquita de Córdoba o la catedral de León, por poner dos ejemplos de patrimonio de la humanidad, es el obispo del lugar quien puede decidir quién entra y quién no, qué exposición o concierto puede darse, o si la construcción tiene o no seguro.

Y LOS CAPOS DE LA IGLESIA HAN SIDO Y SON HERMANOS SIAMESES DE LOS MAYORES DELINCUENTES

El auténtico problema viene al comprobar cómo, aunque la Iglesia es la única que decide sobre los muros de sus templos, quien financia buena parte de su mantenimiento, seguridad y personal son las administraciones públicas. Además, tanto el Estado como las distintas administraciones regionales, provinciales o municipales también financian la conservación de estos templos, con infinidad de convenios que sería imposible relatar en un artículo.

Más de 500 millones de euros del erario público para las catedrales

Uno de los ejemplos más claros está en el Plan Nacional de Abadías, Monasterios y Conventos, suscrito en 1997 y que sirve para financiar la conservación, iluminación y restauración de las 95 catedrales españolas, en virtud de una cierta “compensación” a la Iglesia católica tras la desamortización de Mendizábal de 1822 y la “persecución religiosa” durante la II República.

Desde entonces, vía Presupuestos Generales del Estado, se han financiado con al menos 500 millones de euros las restauraciones de centenares de templos en todas las provincias españolas. Primero, a través del desaparecido 1% Cultural del Ministerio de Fomento y, desde 2004, a través del Instituto de Patrimonio Cultural de España. Esta financiación para que la Iglesia mejore sus bienes, muchos de los cuales están abiertos al público y cobran entradas que se quedan los religiosos, es solo la parte estatal. A esa cantidad hay que sumar subvenciones municipales o autonómicas para reformas de todo tipo.

Según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, entre 1990 y 2015 se mejoró en todas las provincias el patrimonio de la Iglesia, especialmente los calificados Bienes de Interés Cultural, cuya gestión corresponde a los Obispados (que son quienes cobran por las visitas). En la práctica se trata de una situación similar, en el pago, a la de los profesores de Religión: es la Iglesia quien decide qué y cómo restaurar, y la Administración quien paga. Eso sí: las entradas para visitar catedrales, museos y otros templos de interés cultural o turístico las cobra la institución eclesiástica.

Por comunidades, Andalucía recibió, hasta 2015, más de 7,5 millones de euros dentro del Plan de Catedrales. El templo más favorecido fue la mezquita de Córdoba, que sólo en restaurara portadas, crucero, coro y capillas recibió 3,4 millones de euros. Otros 7 millones de euros fueron a las iglesias de Aragón; 1,2 en Asturias; 4 millones entre Baleares y Canarias; otros 4 en Castilla-La Mancha; 8,5 en Castilla y León; 5,5 en Cataluña; 2 millones en Extremadura; 1,5 en La Rioja; 3,5 en Murcia y otros tantos en la Comunidad Valenciana.

A ello hay que sumar las restauraciones en abadías, conventos y monasterios y actuaciones especiales, como la llevada a cabo en la catedral de Santiago de Compostela, cuya fachada ve en estos días la luz, y para la que el Gobierno de Rajoy destinó en 2015 un total de 17 millones de euros. Y los convenios a nivel de Ayuntamientos, Diputaciones y CC.AA., para restauraciones y cesión o permuta de terrenos para la Iglesia católica, cuya suma se antoja incalculable.

No es cosa del pasado. En los presupuestos en vigor (2017), se destinaron 946.000 euros al Plan de Catedrales, por otros 785.000 bajo el epígrafe “Arquitectura Religiosa”. El Plan Nacional de Abadías, Monasterios y Conventos se llevó sólo el año pasado 3 millones de euros para restauración de cenobios y lugares de vida religiosa.

 

La rehabilitación también proviene de la Renta

Sin embargo, para la Iglesia católica, la situación es bien diferente. En su Memoria de Actividades apunta que es la Iglesia la que, solo en 2016, promovió 373 proyectos de construcción, conservación y rehabilitación de templos por valor de 71,3 millones de euros. Es más, añade, en los últimos 5 años, la cantidad asciende a más de 356 millones de euros.

Olvida la Iglesia un detalle: que ese dinero proviene de la casilla de la Renta, que a su vez se detrae de los Presupuestos Generales del Estado. Teniendo en cuenta que el sistema se implantó en 1987, la cantidad que la Iglesia católica ha podido recibir para la restauración de su patrimonio superaría los dos mil millones de euros.

Nada de ello importa: para la Conferencia Episcopal, la Iglesia es la única que se ocupa de la conservación de la catedrales. Así lo ha afirmado, en declaraciones a Europa Press, el director del Secretariado de la Comisión de Patrimonio Cultural de la CEE, Pablo Delclaux de Muller.

CEE: “Las ayudas del Estado llegan gota a gota”

Para De Muller, todas las catedrales de nuestro país cuentan con planes de prevención, aunque ha precisado que su conservación depende en gran parte de la entrada que se cobra a los visitantes, pues las aportaciones del Estado llegan “gota a gota”. “¿Que tenemos ayudas del Estado? Por ley sí las tenemos, pero en la realidad llegan gota a gota. Normalmente, las catedrales se mantienen a base de musealizarse, de cobrar entrada; también de la X de la Iglesia pero es una pequeña parte, es muy poco, no es suficiente. Abrir una catedral son miles de euros al día, y es un drama pero, o es cobrando entrada o no hay forma de abrirla”, subrayó.

“Tenemos catedrales que llevan 700 años en pie y siguen en pie, eso sí, necesitamos financiación privada, pública y sobre todo de los visitantes, que tienen que comprender que hay que pagar una entrada, aunque no nos guste”, sostiene el responsable de Patrimonio de la Iglesia, quien insiste en que es mejor que la propiedad de los templos sea de la Iglesia, y no del Estado, dado que “facilita la protección del patrimonio, que cada pequeño propietario esté pendiente de sus inmuebles”.

Delclaux, además, asegura que el “principal enemigo” del patrimonio histórico “no son las termitas, la humedad ni el sol sino el mismo hombre”. “Si analizamos el siglo XX en Europa fue devastador entre guerras y persecuciones religiosas. En España, en el año 34 y en el 36 con la persecución religiosa, cantidad de edificios se quemaron y no hay vuelta atrás”, sostiene el experto a Ep.

Del mismo modo, y aunque la Iglesia católica reivindica la propiedad de todos los templos españoles, recuerda cómo el artículo 46 de la Constitución Española establece que “los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad”. Sin embargo, para la CEE, lo que llega del Plan de Catedrales es “muy poquito dinero”. Algo que, como se ha comprobado, no es cierto.

La Iglesia Católica en Alemania recauda una cifra récord de seis mil millones de euros en el 2017

El Clero, pedófilos, ladrones y rateros

Charming

La Mezquita es andaluza

No pertenece a la red Catolico-pederasta

Dos visitantes, en el interior de la Mezquita-Catedral de Córdoba.

La Junta de Andalucía evita pronunciarse sobre la titularidad de la Mezquita de Córdoba desde 2014

El Defensor del Pueblo andaluz reactiva la causa impulsada por 400.000 firmas ciudadanas

ladrones-de-vidas.jpg

La Junta de Andalucía ha rechazado reaccionar ante las demandas de la plataforma ciudadana que reclama la titularidad pública de la Mezquita de Córdoba desde 2014. A pesar del respaldo de 400.000 ciudadanos que han firmado a favor de que el monumento omeya sea público y los 10 informes, solicitudes y documentos presentados ante el Gobierno andaluz, que demuestran el intento de hacer desaparecer la huella andalusí por parte del Obispado, el Ejecutivo autonómico permanece pasivo.

“Esa actitud [de la Junta] no se compadece con la Ley de Transparencia”, ha denunciado el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, sobre el silencio administrativo de la Junta. Maeztu se ha reunido esta semana…

Ver la entrada original 461 palabras más

El Clero, pedófilos, ladrones y rateros

La Mezquita es andaluza

No pertenece a la red Catolico-pederasta

Dos visitantes, en el interior de la Mezquita-Catedral de Córdoba.

La Junta de Andalucía evita pronunciarse sobre la titularidad de la Mezquita de Córdoba desde 2014

El Defensor del Pueblo andaluz reactiva la causa impulsada por 400.000 firmas ciudadanas

ladrones-de-vidas.jpg

La Junta de Andalucía ha rechazado reaccionar ante las demandas de la plataforma ciudadana que reclama la titularidad pública de la Mezquita de Córdoba desde 2014. A pesar del respaldo de 400.000 ciudadanos que han firmado a favor de que el monumento omeya sea público y los 10 informes, solicitudes y documentos presentados ante el Gobierno andaluz, que demuestran el intento de hacer desaparecer la huella andalusí por parte del Obispado, el Ejecutivo autonómico permanece pasivo.

“Esa actitud [de la Junta] no se compadece con la Ley de Transparencia”, ha denunciado el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, sobre el silencio administrativo de la Junta. Maeztu se ha reunido esta semana con la plataforma ciudadana que reclama desacralizar la mezquita y una gestión profesional.

La Unesco declaró el monumento Patrimonio de la Humanidad, es decir, de todos, pero hoy se disputan su titularidad la Jerarquía eclesiástica, que la puso a su nombre en 2006, y aquellos que quieren que vuelva a ser pública —aunque sus usos católicos se mantengan—, entre ellos 400.000 ciudadanos firmantes del manifiesto.

Maeztu reclamará a la Consejería de Cultura, responsable de la vigilancia del patrimonio histórico, que responda al colectivo, ignorado casi un lustro por la Administración. El portavoz de la plataforma, Miguel Santiago, entregó el informe sobre el “uso abusivo y desnaturalización de la Mezquita Catedral”, que destaca las “anomalías” en la gestión del tesoro omeya por parte de la Iglesia.

La denuncia de la plataforma es clara: “En su afán por mutilar la identidad árabe del edificio e imponer una visión excluyente católica, el Obispado ha invadido el muro de la Quibla, el más importante del conjunto monumental, de elementos ajenos que distorsionan su narración arquitectónica. Asimismo, colapsa el mundialmente famoso bosque de columnas de exposiciones y muestras continuas sin criterio museístico coherente, que impiden al visitante disfrutar de la belleza de un espacio único”.

La plataforma Mezquita Catedral, Patrimonio de Todos defiende la creación de un órgano compartido con la Administración que regule el uso cultural del monumento y defina un criterio científico de gestión para evitar “las arbitrariedades” del Obispado, informa en un comunicado. Maeztu ve “razonables” las peticiones del colectivo y así se lo transmitirá al consejero de Cultura. Este diario ha intentado sin éxito recabar la postura de la Consejería de Cultura andaluza.

He venío

y me lo he llevao

Chorizos

La Iglesia inscribió 4.500 propiedades sin publicidad y sin pagar impuestos

Las diócesis vivieron un boom inmobiliario a partir del año 2003

El obispado de Córdoba registró la mezquita en marzo de 2006 por 30 euros

En su denuncia sobre las actuaciones del Obispado, la plataforma informa: “La última de las iniciativas del Obispado en este sentido ha sido su intención de trasladar las taquillas de la Mezquita Catedral al Palacio Episcopal con el objetivo de escenificar su supuesta propiedad sobre él e integrarlo en un circuito de interpretación confesional católica”. La Iglesia ingresa cada año casi 15 millones por la explotación comercial del edificio, según el colectivo, que critica que no declare ante Hacienda o publique dicho lucro.

Finalmente, la Plataforma Mezquita Catedral ha transmitido al Defensor su preocupación por la nula transparencia económica en las cuentas del conjunto monumental. El Cabildo ingresa anualmente casi 15 millones de euros por la explotación comercial del edificio, que no declara ni publica como es preceptivo para cualquier ciudadano, empresa o institución de este país.

EL BUEN LADRON ES CURA SIN PERDON

https://superduque777.files.wordpress.com/2019/01/correo-andaluz.jpg?w=840
+
carteles curas desmotivaciones